Autoayuda ante juego en excesoSuperando el juego en excesoEquilibrar tu día

Las obligaciones, el trabajo o los estudios tienden a absorbernos por completo, y muchas veces no medimos ni distribuimos de la mejor manera nuestro tiempo.

Si eres de esas personas que buscan equilibrar tu día entre todas tus actividades y que aún te quede tiempo para entretenerte o relajarte, entonces sigue estas recomendaciones.

  • Evita hacer todo a la vez. Pensar en atiborrarnos de actividades es un gran error. Intentar terminar todas tus tareas en un solo día es algo imposible de realizar, es por eso, que debes clasificarlas entre urgente e importante. Traza en un cuaderno una tabla con estas dos palabras. En la parte de urgente irán aquellas acciones o actividades que no pueden esperar y se deben de realizar de inmediato, mientras que, en importante, estarán enlistadas aquellas que pueden esperar un tiempo prudencial, pero se tienen que realizar en breve. Así tendrás un panorama muy claro y sentirás que avanzas rápido.

 

  • Programa tu tiempo para que el día te rinda más. Con frecuencia pensamos que “el día pasa volando”, y en muchos casos es cierto. Entre las labores pendientes propias de cada persona, las horas pasan rápido. Sin embargo, para aprovechar mejor el tiempo es recomendable programar nuestras tareas, y luego de hacerlo podremos disfrutar de un poco de tiempo libre. Si entre tus aficiones se encuentra visitar una sala de juego autorizada, ten presente que es mucho mejor asistir en determinados días de la semana, y con presupuesto que no afecte tu economía mensual. Así podrás tener un equilibrio entre el trabajo, estudios, familia, amigos y entretenimiento.

 

  • Pon manos a la obra. Muchas personas piensan: “algún día ordenaré mi escritorio”, “en algún momento tomaré vacaciones” o “ya llegará el momento en que tenga tiempo libre”. Ellos, aún no se han dado cuenta que la vida es aquel instante en el que están viviendo, y que todo aquello que desean realizar lo pueden llevar a cabo hoy. No postergues, quien posterga se niega de vivir las mejores experiencias de la vida. Toma la decisión de ser feliz y emprende aquello que siempre deseaste.

 

  • Si no es perfecto, también es bueno. Recuerda que los mejores momentos no siempre son perfectos. No te sientas mal si algo no sale tan cuidado como lo planificaste. Simplemente mira el lado amable de la situación, y así sea adversa trata de sacar lo mejor de ella. No olvides que, de la crisis nace la oportunidad y tú eres el artífice de tu propia vida. Hay muchas formas de vivir buenos momentos sin llegar a la permanente perfección.