Ser amigo de un jugador en exceso, puede convertirse en una situación crítica porque no siempre se tiene información a la mano para ayudar a controlar las consecuencias que conlleva el juego en exceso.