Un verdadero ganador se caracteriza por ser el mejor. Administra bien su vida personal y su dinero. Y como jugador responsable, siempre hace las cosas bien porque quiere triunfar.