Jugar responsablemente es disfrutar del juego, sin descuidar tu familia o tu trabajo; y sin gastar más de lo que tienes para tu diversión