El juego en exceso es el impulso no controlado que conlleva la necesidad urgente de jugar, y que altera la continuidad de la vida personal, familiar o profesional derivando en situaciones personales críticas.