SUPERANDO EL JUEGO EN EXCESO

Estos son los pasos básicos que puedes seguir, en caso hayas identificado algunos de los signos de juego en exceso:

1.-RECONOCE QUE JUEGAS EN EXCESO

El primer paso y el más importante para reconocer que no estás jugando de manera responsable, es aceptar esta situación.

Si no existe este reconocimiento, es difícil que haya un cambio. Para ello, se requiere coraje y decisión, especialmente cuando sabes que en el camino has perdido una gran cantidad dinero o has dejado de lado a tu familia, tus amigos o tu trabajo.

Dar ese primer paso es una tarea ardua, pero con ayuda profesional empezarás a ver algunos avances que te harán sentir bien contigo y con tu entorno.

2.-TOMA DECISIONES Y RESISTE LA TENTACIÓN

El juego empieza antes de ir a jugar.

Si de pronto tienes ganas de jugar, llama a una persona de confianza o piensa en las consecuencias que esto te traería: perder dinero, apartarte de tus objetivos o dejar de lado aquellas actividades que antes disfrutabas con mayor frecuencia.

La mejor manera de resistir la tentación es buscar algún distractor o pensar en alguna actividad de forma inmediata.

Si accedes a jugar, es muy probable que pierdas antes de ganar porque estás enfocando tu felicidad solo en ese momento que no te ayudará a resolver nada.

Algunas formas de controlar el impulso son:

  • Retrasa la oportunidad de juego: una vez que juegues, ponte un plazo para regresar a jugar. Puede ser 3, 5 o 15 días después, a medida que vayas observando que se cumple el tiempo, puedes empezar a prolongarlo progresivamente. De esa forma, es probable que el deseo de jugar disminuya poco a poco.
  • Busca apoyo: comunícate con tus familiares, tus amigos o busca grupos de encuentro con personas en la misma situación. Compartir tus experiencias hará que te sientas mejor y comprendido.
  • Práctica alguna actividad distinta: limpiar, decorar tu casa o habitación, ir al gimnasio, ver una película, ir al cine, a la playa, etc.
  • Evita el aislamiento: intégrate a un grupo o practica algún deporte. Así te mantendrás a la expectativa de nuevas experiencias y tu vida empezará a ser más diversa.

Si deseas ir a jugar, piensa en cómo te sentirás después de jugar; y que tus logros por ser un jugador responsable deben de continuar.

3.-CONTROLA TU DINERO

Para jugar necesitas dinero, pero tú debes de ser el mejor administrador de tus recursos. Cancela las tarjetas de crédito y por ningún motivo pidas dinero prestado.

Deja que personas de tu confianza distribuyan tu dinero, indica a tu banco que haga los pagos automáticos por Internet y establece la cantidad máxima de efectivo que puedes retirar.

4.-PLANIFICA TU TIEMPO

Realizar actividades que te mantengan ocupado ocasionarán que te conserves alejado del juego. Por eso, busca o retoma aquellas actividades que te entretenían y ocupaban tu tiempo.

Planifica actividades de ocio saludables y que no tengan nada que ver con el juego.

5.-EVITA LUGARES RELACIONADOS CON EL JUEGO

Minimiza la posibilidad de visitar lugares cercanos o que te recuerdan a los lugares donde jugabas.

También puedes acudir al MINCETUR y solicitar que te ayuden a restringir tu entrada a las salas autorizadas de juego. Es muy sencillo, solo debes llenar un formulario y presentarlo de forma presencial con tu DNI ante la Dirección de Casinos y Máquinas Tragamonedas. Si no vives en Lima, podrás enviarlo por correo a la dirección Calle Uno Oeste 050, Urb. Corpac, San Isidro, Lima, en un sobre sellado con las siglas LDP, como señala el Reglamento de la Ley N° 29907.

Es recomendable que restrinjas tu entrada a páginas web de apuestas, agregando un bloqueo a tu navegador.

6.-BUSCA OTRAS ACTIVIDADES EN LUGAR DEL JUEGO

Si estás expuesto a situaciones estresantes o irritantes será más fácil que recurras al juego para olvidarlas. Lo cual no es una buena salida porque no te ayudarán.

Para despejarte del trabajo o de la vida familiar hay muchas otras actividades con las que te puedes divertir. Algunas de ellas, son:

  • Pasar tiempo con amigos.
  • Buscar nuevos pasatiempos.
  • Hacer ejercicio.
  • Practicar técnicas de relajación o meditación.
  • Leer libros.

7.-PRACTICA LA TERAPIA COGNITIVA-CONDUCTUAL

Esta terapia se centra en cambiar pensamientos y comportamientos no saludables relacionados con el juego, como racionalizaciones o creencias limitantes.

También ayuda a:

  • Canalizar los impulsos por jugar.
  • Tratar los problemas de interacción con el entorno, surgidos tras el juego en exceso.
  • Manejar los problemas financieros o laborales.

8.-CONSERVA Y PROLONGA TU RECUPERACIÓN

Cuando logres superar el juego en exceso, existen posibilidades que vuelvas a recaer.

Para ello, es fundamental que establezcas ciertos hábitos saludables que reemplacen al juego:
Para relajarte: practica deporte, técnicas de relajación, meditación o masajes.

Para socializar: aprende habilidades, busca nuevos amigos o asiste a grupos con fines sociales.

Soledad o aburrimiento: encuentra una nueva pasión como deporte, música, arte, libros, etc.

Juega con responsabilidad

ARTÍCULOS RECIENTES