Ayuda a un FamiliarConvivir con ludopata

 

Descuidar a sus hijos para jugar en exceso la alejó de su familia

 

Hace unas semanas, le pregunté a mis sobrinos por qué cada vez que llamaba a su mamá nunca contestaba el teléfono. Ellos me respondieron que ella salía por las tardes y volvía a casa pasadas algunas horas. “No comenta a dónde va, únicamente regresa, cena y se va a dormir”, me dijeron.

Conociendo a mi hermana que siempre fue muy activa, quise asumir que estaba aprendiendo algún curso nuevo o haciendo algunas manualidades. Sin embargo, luego me di con la sorpresa, que un día me visitó para pedirme dinero prestado y accedí. Pasaron unas semanas y volvió a pedirme un préstamo, que me dejó pensando en qué lo utilizaría, si mi cuñado le daba una vida estable y hasta donde tenía entendido ella no tenía cuentas pendientes.

Un fin de semana, decidí ir a visitarla y al conversar con ella e insistir en preguntarle en dónde pasaba casi todas sus tardes, me confesó que las pasaba jugando, que ya tenía algunas deudas y que sus hijos, no iban al colegio porque no había pagado las mensualidades desde hace tres meses, ya que, las había perdido jugando. Fue una noticia impactante y triste a la vez. Conversé de inmediato con mi cuñado, pero no supo de momento qué actitud tomar.

Luego de esa visita, empecé a buscar por Internet alguna solución que la pudiera ayudar. La información que encontré me decía que converse con ella, que le brinde apoyo emocional, que bajo ningún motivo le preste dinero o le facilite crédito, que busque ayuda profesional; y que también busque soporte en instituciones que pudieran orientarla y orientarnos para encausar sus deseos permanentes por jugar.

Fue así que compartí con ella la información que recibí en el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR). Entre varias opciones estaba la autoexclusión. De esa forma, evitaría seguir jugando en exceso restringiendo su entrada a los establecimientos de juegos solamente llenando un formulario y presentándolo con su DNI en MINCETUR.

Mi hermana pensó en ella y en su familia. Por eso, hoy estoy con ella acompañándola para dar este nuevo gran paso en su vida.